Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

ATENCIÓN QUEDAN SUSPENDIDOS TODOS LOS ACTOS Y ACTIVIDADES PROGRAMADAS. SE COMUNICARÁ SU REINICIO.

II JORNADAS CULTURALES FLAMENCAS “EL TOTO” DEL ATENEO DE CÓRDOBA.APLAZADAS

Viernes 13 de marzo, las 19:30 horas: Concierto Trío ARCAMO:
Libertad Arce (piano). Juan Carlos Carrillo (flauta). Mariló Moreno (clarinete). Lugar: Real Círculo de la Amistad.APLAZADO

Lunes 16 de marzo, 19:30 horas. Ciclo POETAS EN EL ATENEO: recitará el poeta malagueño José Sarria.
Presenta Manuel Gahete. Sede del Ateneo.APLAZADO

Jueves 19 de marzo. 19:30 en la sede del Ateneo. Conferencia de Pepe Carmona: "Preludios del toque en la Córdoba del siglo XIX".
Al cante: Lucía Leiva. A la guitarra: David Navarro.APLAZADO.

CONVOCADOS LOS PREMIOS LITERARIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

VIII Premio de Relato Rafael Mir.

XXXVI Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Inserta un vídeo

Tito Flavio Sabino Vespasiano "Vespasiano"

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Tito Flavio Vespasiano.jpg

Tito Flavio Sabino Vespasiano,[1] comúnmente conocido como Vespasiano (17 de noviembre de 9 - 23 de junio de 79), fue emperador del Imperio romano entre el año 69 hasta su muerte, acaecida en 79. Fue el fundador de la Dinastía Flavia, que gobernó el Imperio Romano desde el año 69 hasta 96. Fue sucedido por sus hijos Tito (79 - 81) y Domiciano (81 - 96).

Descendía de una familia del ordo equester que había alcanzado el rango senatorial durante los reinados de los emperadores de la Dinastía Julio-Claudia. Siendo designado cónsul en 51, ganó renombre como comandante militar, destacando en la invasión romana de Britania (43). Comandó las fuerzas romanas que hicieron frente a la rebelión de los judíos del año 66 Cuando se disponía a sitiar Jerusalén, la capital rebelde, el emperador Nerón se suicidó, sumiendo al Imperio en un año de guerras civiles conocido como el Año de los Cuatro Emperadores. Tras la rápida sucesión y fallecimiento de Galba y Otón y el ascenso al poder de Vitelio, los ejércitos de las provincias de Egipto y Judea proclamaron emperador a Vespasiano el 1 de julio de 69 En su camino hacia el trono imperial, Vespasiano se alió con el gobernador de Siria, Cayo Licinio Muciano, quien condujo las tropas de Vespasiano contra Vitelio, mientras el propio Vespasiano tomaba el control sobre Egipto. El 20 de diciembre, Vitelio fue derrotado y al día siguiente Vespasiano fue proclamado emperador por el Senado.

Poca información ha sobrevivido del reinado de Vespasiano tras sus diez años de gobierno. Destaca de su reinado el programa de reformas financieras que promovió, tan necesario tras la caída de la Dinastía Julio-Claudia, su exitosa campaña en Judea y sus ambiciosos proyectos de construcción como el Anfiteatro Flavio, conocido popularmente como el Coliseo Romano. Tras su muerte el 23 de junio de 79 fue sucedido en el trono por su hijo mayor, Tito.

Familia y carrera pública

Vespasiano nació en Falacrinae, en el territorio de los sabinos, cerca de Reate. Su padre era un miembro del ordo equester que se enriqueció como recaudador de impuestos en la provincia romana de Asia y como prestamista en Helvecia, donde Vespasiano vivió durante algún tiempo. Su madre, Vespasia Polla, era la hermana de un senador.

A petición de su madre, Vespasiano siguió la carrera política de su hermano Tito Flavio Sabino. Sirvió en el ejército como tribuno militar en Tracia (36) Al año siguiente fue elegido cuestor y sirvió en Creta y Cirene. Fue ascendiendo por el Cursus honorum siendo elegido edil en 39 y pretor en 40, aprovechando la oportunidad para congraciarse con el emperador Calígula. Por esa época contrajo matrimonio con Flavia Domitila, la hija de un caballero de Ferentium. Vespasiano y Flavia tuvieron dos hijos, Tito y Domiciano y una hija, llamada Domitila. Fue entonces cuando Flavia falleció, y Vespasiano convirtió a Cenis, su amante, en su esposa en todo menos en el nombre.

Cuando Claudio fue nombrado emperador en 41, Vespasiano fue designado legatus de la Legio II Augusta, estacionada en Germania. Este nombramiento se debió a la influencia del liberto imperial, Tiberio Claudio Narciso.

Invasión de Britania

En el año 43, Vespasiano y la Legio II Augusta participaron en la invasión romana de Britania de 43. El futuro emperador se distinguió en esta campaña bajo el mando de Aulo Plaucio. Tras haber participado en las batallas cruciales de Medway y Támesis, Plaucio lo envío hacia el sudoeste, y le ordenó penetrar en territorio hostil a través de las tierras que hoy son los modernos condados de Hampshire, Wiltshire, Dorset, Somerset, Devon y Cornualles. El general romano quería con este movimiento asegurar los puertos de la costa sur y los puertos con minas de estaño de Cornualles y las minas de plata de Somerset.

Vespasiano marchó sobre Noviomagus Reginorum (Chichester) a fin de subyugar a las tribus de durotriges y dumnonios.[2] Capturó 20 oppida (fortalezas fortificadas ubicadas en lo alto de las colinas), sometió a dos poderosas naciones y redujo Vectis.[3] Además, estableció una fortaleza y una colonia de legionarios veteranos en Isca Domnoniorum. A su vuelta a Roma fue recompensado con elegías triunfales (ornamenta triunphalia).

Carrera Política

Vespasiano fue elegido cónsul para los dós últimos meses de 51, tras lo cual se retiró de la vida pública, a la que regresó en 63 siendo nombrado gobernador de la provincia de África. Según Tácito,[4] su gobierno fue "infame y odioso", pero según Suetonio,[5] fue "recto y honorable". El dictamen de este segundo se ajusta más a la realidad ya que, por lo general, los cargos de gobernador eran vistos por los ex-cónsules como perfectas oportunidades para hacer fortuna y recuperar el dinero que habían usado en sus campañas políticas. La corrupción estaba tan difundida que todo gobernador volvía de su provincia con los bolsillos llenos. Sin embargo, Vespasiano empleó su tiempo en el cargo para hacer amistades en vez de dinero; algo qué sería mucho más valioso en los años venideros. Durante su tiempo en África del Norte, se encontró en dificultades financieras y tuvo que liquidar parte de sus propiedades. Para recuperar su fortuna, resucitó el comercio con mulas, lo que le valió el sobrenombre de mulio.[6]

Tras su regreso de África, viajó a Grecia integrado en el séquito del emperador Nerón. No obstante, perdió el favor imperial por no mostrar suficiente atención[7] a los recitales del emperador con la lira. Por esta época la carrera de Vespasiano entró en un punto muerto.

Gran Revuelta Judía

En el año 66, Vespasiano fue designado para conducir la guerra contra los rebeldes judíos de Judea, que amenazaba el bienestar de las provincias romanas del este. Esta rebelión había conducido al asesinato del anterior gobernador y había hecho huir a Cayo Licinio Muciano, gobernador de Siria, cuando éste trató de restaurar el orden en la zona. Dos legiones, con ocho escuadrones de caballería y 10 cohortes auxiliares, fueron enviados a la provincia bajo el mando de Vespasiano, además de las tropas que formaban la guarnición. Su hijo mayor, Tito , sirvió como su ayudante personal. Durante la guerra Vespasiano se hizo patrón de Flavio Josefo, un líder de la resistencia judía, que en su trabajo La guerra de los judíos ofrece una visión cercana del futuro emperador y de su heredero Tito durante la guerra. Durante el conflicto, muchos miles de judíos fueron asesinados y muchas ciudades destruidas por el ejército romano, que restableció satisfactoriamente el control sobre Judea. Sirvió un tiempo como procurador, y los judíos lo recuerdan como un funcionario justo y honorable a pesar de ser su general enemigo.

Josefo escribió que, tras la toma por la Legio X Fretensis de la ciudad de Jericó el 21 de junio de 68, Vespasiano tomó a un grupo de judíos que no podían nadar, los encadenó, y los lanzó al Mar Muerto a fin de probar su legendaria fuerza. No obstante, es probable que Vespasiano ordenara que en caso de peligro se dispusieran unos barcos para rescatarlos si era necesario.

Año de los cuatro emperadores

Tras la muerte de Nerón en 68, Roma fue testigo de una sucesión de efímeros emperadores y guerras civiles. Galba fue asesinado por Otón, que fue derrotado por Vitelio. Los partidarios de Otón, buscando otro candidato al trono al que apoyar, se decidieron por Vespasiano.

Según Suetonio, una profecía alegó que los futuros emperadores vendrían del este. Vespasiano acabó creyendo que esta profecía se refería a él y una serie de agüeros, oráculos y augurios a los que consultó reforzaron esta creencia.

Vitelio, el emperador actual, tenía las mejores tropas de su lado, las experimentadas legiones de la Galia y Germania. Sin embargo, las legiones de Iliria, Moesia y Panonia proclamaron su lealtad a Vespasiano, haciéndole el amo de la mitad del mundo romano.

Mientras Vespasiano se dirigió a Egipto para asegurar el suministro de grano, sus tropas entraron en Italia por el noroeste al mando de Marco Antonio Primo. Las tropas de Vespasiano derrotaron a las de Vitelio en Bedriacum y avanzaron hacia Roma. Tras una lucha feroz, los soldados entraron en la ciudad. Durante la confusión de la lucha el Capitolio se incendió y el hermano de Vespasiano, que era el prefecto de la ciudad fue asesinado por una muchedumbre de la que a duras penas escapó Domiciano.

Cuando recibió las noticias de la derrota y muerte de su adversario Vitelio, expidió un suministro de grano a Roma, con un edicto en el que anulaba las leyes de Nerón, incluyendo las relativas a la traición. De camino a Roma, visitó el Templo de Serapis, en el que experimentó una visión. Durante la visión lo encontraron unos sacerdotes del templo que quedaron convencidos de que podía obrar milagros.

Emperador Vespasiano

Secuelas de la Guerra Civil

Vespasiano fue declarado emperador por el Senado mientras estaba en la provincia de Egipto en diciembre de 69.[8] La administración del Imperio quedó en manos del antiguo gobernador de Siria y aliado de Vespasiano, Cayo Licinio Muciano, auxiliado por el hijo del emperador, Domiciano. Durante su gobierno, Muciano inició la reforma fiscal que debía restaurar los fondos del Imperio. Tras la llegada a Roma de Vespasiano a finales de 70, Muciano presionó al emperador a fin de que recogiera tantos impuestos como le fuera posible.[9]

Vespasiano y Muciano resucitaron viejos impuestos e instituyeron otros nuevos, aumentaron el tributo de las provincias y vigilaron constantemente a los funcionarios del tesoro. El siguiente proverbio latino se creó probablemente durante la introducción del impuesto por la recogida de orina:

Pecunia no olet[10]

Debido a la austeridad de la que Vespasiano hizo gala, cambió el comportamiento de la sociedad romana en diversos sentidos.

A principios de 70, Vespasiano estaba todavía en Egipto. Según Tácito, el viaje se retrasó a causa del mal tiempo.[11] Sin embargo, los historiadores modernos sostienen que Vespasiano se quedó a fin de consolidar su poder en la provincia.[12] Historias acerca de la divinidad del emperador comenzaron a circular por Egipto.[13] Durante este periodo estallaron protestas en Alejandría motivadas por la nueva política fiscal del emperador, que causaron que los envíos de grano a Roma se detuvieran. No obstante, Vespasiano logró que se restaurara el suministro, pues la población de la capital imperial estaba al borde de desfallecer a causa de inanición.[14]

El levantamiento de Egipto no hizo sino aumentar la crisis que experimentaba el Imperio, crisis motivada por las guerras civiles que azotaban estas tierras. La rebelión de Judea fue finalmente sofocada por Tito en 66, tras la captura de Jerusalén. En enero de 70 la Galia experimentó un levantamiento conocido como la rebelión de los batavios. Los rebeldes eran antiguos auxiliares comandados por Cayo Julio Civilis y Julio Sabino, que reclamaba su condición de emperador de la Galia en su condición de descendiente vivo de Julio César. Las fuerzas sublevadas derrotaron y absorbieron a dos legiones romanas antes de ser derrotadas a finales de año por el cuñado de Vespasiano, Quinto Petilio Cerial.

Llegada a Roma

Vespasiano regresó a Roma a mediados de 70; era la primera vez que entraba en la ciudad como emperador. A su llegada, el nuevo líder del Imperio emprendió de inmediato una serie de maniobras políticas destinadas a consolidar y legitimizar su posición:

  • A fin de prevenir su amotinamiento, ofreció regalos a los ciudadanos y al ejército.[15] [16]
  • Reestructuró las órdenes senatorial y ecuestre, arrebatando a sus enemigos sus posiciones de poder y reemplazándolos por sus aliados.[17]
  • Abogó la autonomía regional de los griegos.[18] [19]

Campaña propagandística

Otra de las maniobras que realizó Vespasiano a fin de aferrarse a su posición en el poder fue poner en marcha una auténtica campaña propagandística:[20]

  • A través de sus agentes, el emperador se encargó de que las historias acerca de su divinidad, nacidas en Egipto, circularan por todo el Imperio.[21]
  • Las monedas emitidas durante su reinado proclamaban sus victorias militares y la paz que gracias a él experimentaba el Imperio.[22]
  • La palabra Vindex fue retirada de las monedas a fin de que la opinión pública olvidara al general rebelde del mismo nombre.
  • Sus obras y proyectos incluían siempre una inscripción en la que se podía ver como Vespasiano alababa o condenaba los emperadores anteriores.[23]
  • Se construyó en el Foro un templo a la paz.[24]
  • Los escritos publicados durante su reinado debían pasar un filtro con el objetivo que no se publicara nada que pudiera dañar su imagen pública.[25]
  • Se ofrecieron recompensas financieras a los historiadores antiguos.[26] Los historiadores que vivieron durante su reinado, tales como Tácito, Suetonio, Flavio Josefo y Plinio el Viejo, hablan sospechosamente bien del emperador, a la vez que critican a sus predecesores en el trono.[27]
    • Tácito admite que su posición se vio reforzada gracias a Vespasiano.[28]
    • Josefo lo identifica como salvador y protector.[29]
    • Plinio dedica su obra Historia Natural al hijo de Vespasiano, Tito.[30]
  • Se castigó a los que hablaron en contra del emperador.
    • Se acusó a un gran número de filósofos estoicos de corromper la moral romana con falsas enseñanzas y se les expulsó de la capital.[31]
    • Se ejecutó por sus enseñanzas a Helvidio Prisco, un filósofo republicano.[32]

Obra y conspiraciones

Poca información nos ha llegado del reinado de Vespasiano entre los años 71 y 79. Los historiadores afirman que ordenó la construcción de diversos edificios públicos y que sobrevivió a una serie de conspiraciones urdidas a fin de derrocarle:

  • El emperador trató de reconstruir Roma, la capital del Imperio, tras el Año de los Cuatro Emperadores.
    • Construyó el Templo de la Paz y el de Claudio Deificado.[33]
    • Erigió una colosal estatua del dios Apolo, la cual había sido proyectada durante el reinado del emperador Nerón, al que dedicó una parte del Teatro de Marcelo (75)
    • Comenzó la construcción del Coliseo.
  • Según Suetonio, Vespasiano fue víctima de constantes conspiraciones en su contra,[34] aunque sólo se conoce acerca de la encabezada por Aulo Cecina Alieno y Eprio Marcelo (78/79), hombres de confianza del emperador.

Agrícola y muerte

A finales del reinado de Vespasiano, en el año 78, el general romano Cneo Julio Agrícola fue enviado a la provincia de Britania. Allí Agrícola consolidó el poder romano, y amplió la provincia hasta transformarla en lo que hoy en día es Escocia. El 23 de junio de 79, Vespasiano falleció víctima de una inflamación intestinal, que le condujo a un exceso de diarrea. Según Suetonio, sus últimas palabras fueron:[35]

Literatura

  • Novelas de Marco Didio Falco. The Course of Honour, una novela de Lindsey Davis.
  • La novela histórica, Sarum, escrita por Edward Rutherfurd, describe parte de la campaña de Vespasiano por el sur de Britania.
  • En las obra Cato de Simon Scarrow, Vespasiano aparece como uno de los personajes secundarios en su virtud de legado de Aulo Plaucio.

Notas

  1. ↑ Denominación Imperial en latín: IMPERATOR VESPASIANVS CAESAR AVGVSTVS
  2. ↑ A History of Britain, Richard Dargie (2007), p. 20
  3. ↑ La moderna Isla de Wight
  4. ↑ Tácito, Historias, 97
  5. ↑ Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Vespasiano, 4
  6. ↑ Conductor de mulas.
  7. ↑ Algunas fuentes sugieren que se durmió durante una interpretación
  8. ↑ Los egipcios lo habían proclamado emperador en junio de ese mismo año
  9. ↑ Dión Casio, Historia Romana, LXVI.2
  10. ↑ El dinero no huele
  11. ↑ Tácito, Historias IV
  12. ↑ Sullivan, Phillip, "A Note on Flavian Accession", The Classical Journal, 1953, p. 67-70
  13. ↑ Dión Casio, Historia Romana, LXVI.2
  14. ↑ Dión Casio, Historia Romana, LXVI.2
  15. ↑ Dión Casio, 'Historia Romana, LXVI.10
  16. ↑ Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Vespasiano 8
  17. ↑ Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Vespasiano 9
  18. ↑ Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Vespasiano 8
  19. ↑ Filóstrato II, Vida de Apolonio 5.41
  20. ↑ M.P. Charleswroth, "Flaviana", Journal of Roman Studies 27 (1938) 54-62
  21. ↑ Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Vepasiano 4-5
  22. ↑ Jones, William "Some Thoughts on the Propaganda of Vespasian and Domitian", The Classical Journal, p. 251
  23. ↑ Los acueductos y carreteras incluían el análisis del reinado de anteriores emperadores, CIL vi, 1257(ILS 218) and 931
  24. ↑ Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Vepasiano 9
  25. ↑ Flavio Josefo, Contra Apión 9
  26. ↑ Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Vepasiano 18
  27. ↑ "Otho, Vitellius, and the Propaganda of Vespasian", The Classical Journal (1965), p. 267-269
  28. ↑ Tácito, Historias, I.1
  29. ↑ Flavio Josefo, La Vida de Flavio Josefo 72
  30. ↑ Plinio el Viejo Naturalis Historia, prefacio.
  31. ↑ Dión Casio, Historia Romana LXVI.12
  32. ↑ Dión Casio, Historia Romana LXVI.13
  33. ↑ Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Vespasiano 9
  34. ↑ Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Vespasiano 25
  35. ↑ Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Vespasiano 23.4
  36. ↑ ¡Pobre de mí, creo que me estoy convirtiendo en dios!

Bibliografía

Fuentes primarias

  • Tácito, Historias (en inglés).
  • Suetonio, Las vidas de los doce césares: Vida de Vespasiano (en inglés).
  • Dion Casio, Historia Romana, Libros 64, 65 y 66 (en inglés).
  • Flavio Josefo, La guerra de los judíos: Libros 2, 3 y 4 (en inglés).

Fuentes secundarias

  • Ivar Lissner, Power and Folly: The Story of the Caesars. Jonathan Cape Ltd.: Londres, 1958.
  • Barbara Levick, Vespasian (Biografías Imperiales Romanas), Routledge, 1999. ISBN 0-415-16618-7 (hbk). ISBN 0-415-33866-2 (pbk, 2005)
  • Biografía en De Imperatoribus Romanis (en inglés).
  • Mahlon H. Smith, Vespasiano (en inglés).
El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.