Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Miércoles, 13 de junio, 21:00 horas. Entrega de las Fiambreras de Plata 2018 en el Círculo de la Amistad.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo V Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Edita en una página

Montemayor

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Término municipal.

Población

Montemayor piramide.png
Evolución demográfica
1996 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006
3.801 3.809 3.825 3.813 3.824 3.839 3.826 3.894 3.890 3.936


Geografía

Montemayor es una localidad emplazada en plena campiña cordobesa. Su situación sobre el monte de mayor elevación del entorno le da a esta villa su nombre propio, así como el sobrenombre de Mirador de la Campiña. Cuenta con un mirador con excelentes vistas situado al pie de su castillo. En el año 2005 contaba con 3.890 habitantes. Su extensión superficial es de 58 km² y tiene una densidad de 67,1 hab/km². Sus coordenadas geográficas son 37º 39' N, 4º 42' O. Se encuentra situada a una altitud de 413 metros y a 32 kilómetros de la capital de provincia, Córdoba. Su economía se basa en el sector primario, siendo sus principales producciones el cereal, el vino y el aceite.

Historia

Vista de Montemayor.jpg
Vista aérea.

Pueblo-fortaleza repoblado en 1340 por Martín Alfonso Fernández de Córdoba, con permiso del rey Alfonso XI, sobre los restos de una población anterior que ya fue tomada por Fernando III El Santo el año 1233.

Su existencia se remonta a dos mil años a.C., según avalan los abundantes restos de cerámica campaniforme y de esculturas y exvotos ibéricos encontrados en su entorno.

En época romana se la conoció como Ulia. Sobre el origen de este nombre hay dos teorías: la primera apunta al vocablo turdetano ulia, que significa monte; la segunda afirma que el nombre se debe a Ulio, nombre propio del rey fundador de la ciudad que fue Sículo I o Sículo II.

En la segunda mitad del siglo I a. C. la ciudad vive su época de esplendor. El Bellum Hispaniensis de Aulo Hircio relata que Ulia fue la única ciudad de la Bética que permaneció fiel a Julio César durante la guerra civil. El año cuarenta y seis a.C., Cneo Pompeyo el Joven sitia Ulia mientras que su hermano Sexto se establece en Corduba. Al llegar César a Hispania envió en auxilio de la ciudad un ejército formado por unos dos mil cuatrocientos infantes e igual número de caballeros al mando de Lucius Vibius Paciecus, mientras él marchaba hacia Corduba. Tras la victoria definitiva de César sobre los hijos de Pompeyo en la batalla de Munda, en el año cuarenta y cinco antes de cristo, la ciudad se ve favorecida con diversas medidas como la donación de tierras o la exención de impuestos. También por ello recibió de César el título de Fidentia que llevaría en su nombre desde entonces.

Los restos arqueológicos de la época son muy abundantes. Predominan por número los materiales bélicos (balas de plomo y glandes), pero también monedas de Ulia, esculturas, restos de inscripciones, etc. La decadencia del Imperio afectaría también a la ciudad, de la que se tienen pocas noticias en los siglos siguientes. La ciudad contó con silla catedral desde los comienzos del cristianismo en la Bética, siendo su obispo a mediados del siglo segundo San Cuadrado.

La dominación visigoda acentúa el declive de la ciudad. No se cuenta con referencias arqueológicas ni documentales de la época.

En época árabe recibe el nombre de Ulyat Kanbaniya y fue uno de los quince distritos agrícolas (iqlim) en que se dividía la cora o provincia de Córdoba. Al Sahqundi se refiere al iqlim de Ulyat Kanbaniya como tierras de abundante y excelente trigo.

El año mil doscientos treinta y tres, Fernando III el Santo manda algunas tropas para que ocuparan el lugar, que encuentran casi deshabitado y ruinoso, comenzando a denominarse Montemayor. Tras la conquista de Córdoba, el territorio pasa a formar parte de los dominios de los Fernández de Córdoba junto con el vecino castillo de Dos Hermanas, junto al río Carchena. Durante el primer tercio del siglo XIV, el rey nazarí Muhammad IV llevo a cabo una serie de razzias a lo largo de la frontera. Buscando una ubicación más defendible que la del castillo de Dos Hermanas, Martín Alfonso Fernández de Córdoba, Adelantado Mayor de la Frontera, pide permiso de repoblación al rey Alfonso XI, obteniéndolo el año mil trescientos cuarenta. El castillo de Montemayor se construye utilizando restos de la antigua Ulia como evidencian los numerosos restos de columnas, piedras de molino, etc. que se hallan en sus cimientos y muros.

Martín Alfonso muere en mil trescientos cuarenta y nueve, heredando el señorío su primogénito Alfonso Fernández de Montemayor. Adelantado Mayor de la Frontera, se mantuvo fiel a Enrique de Trastámara por lo que le fue concedida la villa de Alcaudete (Jaén). Otros personajes importantes fueron Alfonso VI Fernández de Montemayor, que colaboró en la etapa final de la conquista de Granada junto a los Reyes Católicos, y Martín IV Alfonso, séptimo señor de Montemayor que colaboró con Carlos I en las guerras contra Francia y fue nombrado virrey de Navarra.

A mediados del siglo XV Montemayor tenía una población de ciento doce vecinos. Siendo por esta época cuando Fernán Alfonso de Montemayor obtuvo privilegio para la repoblación de Montalbán de Córdoba, localidad emplazada a unos siete kilómetros de Montemayor. Posteriormente, la casa pasaría a quedar vinculada a la casa de Oropesa y, finalmente, a la de Frías, a mediados del siglo XVIII. Los datos existentes de la época moderna y contemporánea son escasos y poco relevantes.

Patrimonio artístico y monumental

Imagen extraída de Andalucía Rústica.

Ermita de Jesús Nazareno

Castillo de Montemayor

Castillo de Dos Hermanas

Antigua fortaleza musulmana (denominada Soricaria) localizada a unos 7 kilómetros de la población. Se alza sobre una pequeña elevación del terreno junto al Arroyo Carchena, cerca de la carretera que une Montemayor con la vecina localidad de Espejo. Martín Alfonso de Córdoba utilizó parte de sus materiales para la construcción del castillo de Montemayor. De planta cuadrangular, con torres en sus esquinas, se encuentra en estado de ruina. Quedan restos del perímetro amurallado y de algunas torres, así como evidencias de poblamiento rural de época romana.

Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción

Levantada en el año 1515. Se aprovecharon diversos materiales de derribo y, sobre todo, restos romanos que son especialmente apreciables en los fustes de las columnas, todos de este origen. El crucero está formado por tres cúpulas, todas ellas de piedra tallada. Tenía un artesonado y el techo era de tablas pintadas con dibujos ornamentales.

El Retablo del Altar Mayor es obra de Pedro Freila Guevara, realizado en 1633. Lo preside una imagen de San Acacio, patrón de la villa. El templo y el retablo fueron muy dañados en la guerra civil española.

En el siglo XVIII se construye la formidable Capilla del Sagrario. Se crea, asimismo, la Capilla de los Condes de Alcaudete "Señores de Montemayor".

Mención especial merece la pila bautismal, fantástico ejemplar, tallado en piedra de una sola pieza, de estilo plateresco realizada en 1539.

Monumento declarado Bien de Interés Cultural el 17 de junio de 2003.

Cultura

Imagen extraída de Andalucía Rústica.

Gastronomía

Personajes ilustres

Hostelería

Enlaces externos

Eventos


El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.