Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Miércoles, 13 de junio, 21:00 horas. Entrega de las Fiambreras de Plata 2018 en el Círculo de la Amistad.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo V Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Amplía artículos

Manuel Fal Conde

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Manuel Fal Conde02.jpg

Manuel Fal Conde. Destacado político carlista que nació en Higuera de la Sierra (Huelva) el 10 de agosto de 1894. Realiza sus estudios en el colegio de los PP. Jesuitas de Villafranca de los Barros (Badajoz) y se gradúa como licenciado en Derecho en la Universidad de Sevilla en 1916, doctorándose al año siguiente en la de Madrid. Fue profesor de Historia y Deberes Éticos y Cívicos en los Jesuitas de Sevilla y de Derecho Procesal en la Facultad hispalense, si bien, en 1926 se inicia en la política alternando ésta con las actividades de propagandista católico y de apostolado, en estrecho contacto con las órdenes religiosas de más raigambre en Sevilla. En 1930 se dedica plenamente a la política y acomete la organización del tradicionalismo en Andalucía, desarrollando una labor muy activa en la prensa, donde dio a conocer su ideario católico-integrista.

En 1932 entró en contacto con los elementos que preparaban una sublevación que acabara con el estado de cosas que en aquellos años se daban en el país, pero fracasado el levantamiento dirigido por el general Sanjurjo, Fal conde es encarcelado, permaneciendo en la prisión tres meses.

En 1933 comenzó a organizar el requeté andaluz y el pretendiente a la corona de España, Alfonso Carlos, hermano de Carlos V, designa a Fal Conde, secretario general de la Comunión Tradicionalista de España, donde desarrolla una actividad intensa, fortaleciendo numérica y doctrinalmente a los tradicionalistas.

Los resultados de las elecciones de febrero de 1936 y los acontecimientos que tienen lugar, convence a Fal Conde de la necesidad de emprender una lucha armada que diera fin a aquella situación y envía requetés a las academias militares italianas para su formación. Influyó en la constitución del Directorio provisional, así como en las negociaciones difíciles para que participaran en la conspiración varios generales de afiliación republicana. Así pues, los requetés lucharon con el ejército sublevado, con un claro sentido de cruzada; esta participación en la Guerra Civil no evitó sus choques con el general Franco, quien al término de la guerra le confinó en Sevilla hasta 1945, aunque en ningún momento abandonó sus acciones clandestinas en pro del tradicionalismo.

El sucesor de los derechos de la dinastía carlista, el príncipe don Javier de Borbón, también 1952 lo confirmó en la jefatura delegada de la Comunión Tradicionalista, aunque tres años más tarde la asumió el príncipe, cesando al político andaluz, si bien Fal Conde permaneció leal al tradicionalismo hasta su muerte ocurrida en Sevilla el 20 de mayo de 1975.

Fal Conde fue un hombre de profundas convicciones católicas, conservador, integrista y políticamente representó un ejemplar modelo del tradicionalismo.

Galería

El contenido de esta biografía incorpora material del libro Los andaluces del siglo XX de la colección Arca del Ateneo, escrita por Antonio Hens Porras.