Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

lunes 23 de abril, desde las 17:00 a las 20:00 horas, con motivo del Día Mundial del Libro, se hará una "Lectura teatralizada del Prólogo del Quijote", a cargo de Juan Antonio Díaz y Antonio Cano.

Miércoles 25 de abril, a las 19:00 horas tertulia poética.

Sábado 12 de mayo, visita cultural a Jaén, inscripciones hasta el 9 de mayo.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo V Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Edita en una página

Laura Nieto Oliver

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Laura Nieto Oliver.jpg

Laura Nieto Oliver nació en Vélez-Rubio (Almería) el 16 de abril de 1907. Su infancia transcurre tranquila, hasta que las monjas del colegio de la Inmaculada, del que era alumna interna, descubren su disposición para el canto, a la vista de lo cual sus padres la envían a Madrid, en cuyo Conservatorio cursa solfeo, piano y canto, obteniendo las más altas calificaciones. Los profesores la recomiendan para que participe en algunas composiciones corales, con las orquestas Sinfónica y Filarmónica que, respectivamente, dirigían los maestros Fernández Arbós y Pérez Casas. Actúa con la primera el 10 de junio de 1920 y obtiene un éxito clamoroso, lo que le lleva a estrenar con Casas La Nochebuena del diablo, de Oscar Esplá y con Arbós las Canciones playeras, del mismo compositor.

Tras intervenir en el largo fin de fiesta que, en el Teatro Cómico donde actuaba, le organiza el actor Enrique Chicote, su profesor de declamación, su nombre adquiere inmediata reputación y en el Teatro Eslava de Madrid realiza una gran temporada de zarzuela. A continuación, en el Teatro Nuevo barcelonés estrena la opereta Paganini. El maestro Jacinto Guerrero la lleva en gira por Argentina y Uruguay, interpretando sus obras Campanela, Las alondras y El huésped del sevillano, lo que la consagra como gran figura de la lírica. De vuelta a España, triunfa en los teatros de La Zarzuela, Calderón y Price y en 1930 estrena Luisa Fernanda, su gran creación, entrando a formar parte de la compañía del Teatro Lírico Nacional que se forma en octubre de dicho año y con la que estrena la versión operística de Las Golondrinas.

El 19 de diciembre de 1933, en pleno triunfo, regresa a su ciudad natal para contraer matrimonio con Rafael López García, primo segundo suyo. Tras la Guerra Civil, en la que se dio por muerto al esposo, vuelve a Madrid y en el Teatro Calderón reconquista su lugar de privilegio. En 1944 estrena La canción del Ebro, de Guerrero y a partir de 1946, nombrada por aclamación profesora del Conservatorio madrileño, se dedica a la enseñanza hasta el fin de sus días, ocurrido el 15 de abril de 1989.

El contenido de esta biografía incorpora material del libro Los andaluces del siglo XX de la colección Arca del Ateneo, escrita por Manuel Muñoz Moya.