Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

II SEMANA LITERARIA (2018) DEL ATENEO DE CÓRDOBA.

Lunes, 12 de noviembre a las 19:30 horas, sede del Ateneo, presentación de los Premios
Juan Bernier (Libro "Ampuesta" de José Luis Molina)
y Rafael Mir de Relato ("Ruiseñores de Fuego" de Fernando Molero).

Miércoles 14, 20:30 horas, sede del Ateneo, presentación del poemario "Jardín de Paracelso" de Alfredo Jurado.

Lunes 19, 19:30 horas en el Círculo de la Amistad, presentación Libro-homenaje a Juana Castro.

Martes 20, 20:00 horas en el Círculo de la Amistad, presentación de la novela "Velas para el dragón rosado" de Miguel Ranchal.

Viaje a Montilla el sábado 10 de noviembre: Precio: 35 € por persona. Se pagará el mismo día.
Incluye: Viaje ida y vuelta, visita guiada museo Santa Clara, visita guiada Lagar y comida.
Fecha límite para apuntarse el 7 de noviembre.

Fallado el VI Premio de Relato Rafael Mir, el ganador ha sido el escritor y profesor cordobés Fernando Molero Campos con la obra titulada: RUISEÑORES DE FUEGO.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIV Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo VI Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2018
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Envíanos tus imágenes

José Val del Omar

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Jose Val del Omar.jpg

José Val del Omar López nace en Granada un 27 de octubre de 1904. su padre, Francisco de Valdelomar, era funcionario y su madre, Concepción López, pintora y pianista. José estudió en los Escolapios de Granada y con 10 años efectúa la primera proyección de cine con una lupa y una vela debajo de la cama que tenía en el colegio. En 1921 reside en París, donde instala un negocio de venta de coches de la marca Buick. Vuelto a España rueda en Granada su primera película, En un rincón de Andalucía, en 35 mm. y de 6 rollos. Era el año 1926 y la película le costó 150.000 pesetas. Al año siguiente el director de cine Florián Rey le sugiere "orientalizar" su apellido, pasando de ser Valdelomar a Val del Omar.

En 1928 "La Pantalla" informa de las tres primeras técnicas del joven Val del Omar: óptica temporal de ángulo variable (el actual objetivo zoom), la pantalla cóncava apanorámica y la iluminación en movimiento, que se denominaría Tactil-Visión y demostraría con Fuego en Castilla (1960), película premiada en Cannes y en la Universidad de México.

De 1932 a 1936 colabora con las Misiones Pedagógicas realizando unos 50 documentales en 16 mm. Cuatro años más tarde funda la emisora Radio Mediterráneo, en Valencia. Del 42 al 46 participa en los inicios de los Estudios Chamartín, constituidos con fecha de 12 de enero de 1942, como ayudante-consejero del director y fotógrafo. En 1943 presenta el sonido estereofónico, en cinta cinematográfica, Diáfono, el primero que se hace en España y que aplicaría a Aguaespejo Granadino (1953).

Sus inventos son numerosos (primer magnetófono español y mundial de 4 pistas y 4 velocidades (1947), primer sistema mundial de cintas perforadas de 1/4 de pulgada y sonido sincrónico de cine y televisión (1952), sistema de óptica por roto-traslación de espejos (1958), sistema Faratacto, modulación de vibraciones en las butacas de los cines (1958), etcétera.

Su filmografía está formada por películas en las que experimentaba sus invenciones, principalmente el sonido diafónico, el desbordamiento apanorámico de la pantalla y el tactilvisión, que muestra en su Tríptico elemental de España compuesto por O Carinho Galaico, Fuego en Castilla y La gran seguiriya. El Tríptico iba a tener un prólogo, Ojalá, realizado con el color, el láser y un sistema de multiproyecciones.

Val del Omar murió en Madrid el 4 de agosto de 1958 tras haber desarrollado una importante faceta como investigador y creador individualista que se adelantó a descubrimientos posteriores.

El contenido de esta biografía incorpora material del libro Los andaluces del siglo XX de la colección Arca del Ateneo, escrita por Francisco Fernández Caballero.