Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

II SEMANA LITERARIA (2018) DEL ATENEO DE CÓRDOBA.

Lunes, 12 de noviembre a las 19:30 horas, sede del Ateneo, presentación de los Premios
Juan Bernier (Libro "Ampuesta" de José Luis Molina)
y Rafael Mir de Relato ("Ruiseñores de Fuego" de Fernando Molero).

Miércoles 14, 20:30 horas, sede del Ateneo, presentación del poemario "Jardín de Paracelso" de Alfredo Jurado.

Lunes 19, 19:30 horas en el Círculo de la Amistad, presentación Libro-homenaje a Juana Castro.

Martes 20, 20:00 horas en el Círculo de la Amistad, presentación de la novela "Velas para el dragón rosado" de Miguel Ranchal.

Viaje a Montilla el sábado 10 de noviembre: Precio: 35 € por persona. Se pagará el mismo día.
Incluye: Viaje ida y vuelta, visita guiada museo Santa Clara, visita guiada Lagar y comida.
Fecha límite para apuntarse el 7 de noviembre.

Fallado el VI Premio de Relato Rafael Mir, el ganador ha sido el escritor y profesor cordobés Fernando Molero Campos con la obra titulada: RUISEÑORES DE FUEGO.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIV Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo VI Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2018
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Envíanos tus imágenes

Fray Albino

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Fray Albino.jpg

El obispo Fray Albino González y Menéndez-Reigada nace en Cangas del Narcea (Asturias) el 18 de enero de 1881 y muere en Córdoba el 13 de agosto de 1958. Realiza los estudios de Humanidades clásicas y Filosofía y Letras en el convento dominico de Corias, Asturias, continuando esta formación con los doctorados en Teología y Derecho Civil en Salamanca y Madrid. Una vez ordenado sacerdote, a los veinticinco años en Valladolid, completa sus estudios en diversas capitales europeas como Berlín, Roma y Friburgo, entre otras.

En septiembre de 1912 regresa a España, dirige la revista "Ciencia Tomista" y es nombrado superior de la residencia de Santo Domingo el Real, de Madrid. Comienza a ser reconocido rápidamente y, así, es nombrado lector y maestro en Sagrada Teología y predicador general de la Orden, predicador de S.M. el rey Alfonso XIII y predicador de honor de la Universidad de Salamanca.

Fray Albino dejó escritas más de 35 obras de las materias más variadas destacando las doctrinales, biográficas, literarias, etcétera. Además, fue asiduo colaborador de diversas publicaciones nacionales y extranjeras como "Córdoba", "Ya", "El Español", "Juventud", "Alcalá", "El Ciervo", "Incunable", "Pax" y otras.

El 12 de agosto de 1925 toma posesión como obispo de la diócesis de Tenerife, lugar en el que duplica el número de parroquias, reconstruye el Seminario, levanta 27 casas rectorales, destacando la creación de las denominadas Escuelas Profesionales.

Fue designado para ocupar la diócesis de Córdoba en 1946 haciendo su entrada el 9 de junio de ese año. Durante doce años fue titular de la sede de Osio, un periodo de tiempo en el que, entre otros aspectos, destacó Fray Albino por la labor social realizada en la provincia de Córdoba. A su llegada a esta capital andaluza, queda impresionado por la multitud de miserables chozas que, junto a las murallas del río, daban refugio a otras tantas familias. Para paliar esta inhumana situación funda en 1947 la asociación benéfica La Sagrada Familia que en años sucesivos llegó a construir 4.800 viviendas tanto en la zona sur de la capital cordobesa como en el barrio de Cañero.

La labor social de Fray Albino se plasmó también en la fundación del patronato de San Alberto Magno con 203 escuelas, el de Nuestra Señora de la Fuensanta, el San Eulogio, el Patronato Social Obrero con diversas escuelas. Junto a esta actividad, bajo su pontificado se crean 86 parroquias, 35 nuevos templos así como el Seminario Menor de Nuestra Señora de los Ángeles en Hornachuelos.

El historiador José Manuel Cuenca Toribio afirma que "el breve pontificado de aquel dominico asturiano estuvo cuajado de realizaciones, en su mayor parte positivas, que han soportado bien el paso del tiempo, juez inapelable de toda actuación humana". Todo este trabajo social fue siendo recompensado sucesivamente a lo largo de su vida con importantes reconocimientos religiosos y civiles: Asistente al Solio Pontificio, Capellán y caballero secretario de las Reales Maestranzas de Sevilla y Ronda, Gran Cruz de Oro de los Cruzados de Tierra Santa, Gran Cruz de Beneficiencia, Gran Cruz Meritísima de San Raimundo de Peñafort y de Alfonso X el Sabio. Sobre este aspecto, el también dominico Carlos Romero ha afirmado que algunas de esas condecoraciones "no las llega a sacar porque le remuerde la conciencia de humilde y pobre fraile, hijo de Santo Domingo, gastar en estos trámites un dinero que puede invertir en sus obras o en socorrer a los necesitados".

El contenido de esta biografía incorpora material del libro Los andaluces del siglo XX de la colección Arca del Ateneo, escrita por Jesús Cabrera Jiménez.