Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Convocatoria de la Asamblea General Ordinaria y Extraordinaria,
Jueves, 24 de enero a las 18:00 en primera convocatoria y 18:30 en segunda, en la Fundación Caja Rural del Sur, Avenida Ronda de los Tejares, nº 36.

Fallado el VI Premio de Relato Rafael Mir, el ganador ha sido el escritor y profesor cordobés Fernando Molero Campos con la obra titulada: RUISEÑORES DE FUEGO.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIV Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo VI Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2018
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Inserta tus fotos

El Mesto de Las Rosas

De Ateneo de Córdoba
(Redirigido desde «El mesto de las rosas»)
Saltar a: navegación, buscar
El Mesto de Las Rosas

Ficha
Autor Prudencio Salces
Ilustrador R. Benítez
Artista de la cubierta R. Benítez
Género Poesía
Editorial Arca del Ateneo
Fecha de publicación 1998
Páginas 76 páginas
ISBN ISBN 84-88175-15-9
Precedido por Partitura flamenca (libro)
Seguido por El duende


Decimosexto volumen de la colección Arca del Ateneo. (Córdoba, 1998; 76 páginas, ISBN 84-88175-15-9). Corresponde al XIII Premio de Poesía Juan Bernier.

El jurado de este premio, presidido por Antonio Perea Torres y compuesto por los poetas Manuel de César, Francisco Carrasco, Fernando Serrano y Antonio Varo Baena, actuando de secretario el titular del Ateneo de Córdoba José Navas Luque, ha destacado "la unidad del libro, la fluidez de sus versos y la maestría del poeta para adentrarse en un mundo singular de tierra y de memoria".

Mesto: árbol híbrido de alcornoque y encina.

En las cercanías de Montalbán de Córdoba, entre unos viejos olivares, cuyos terrenos son llamados por los vecinos el pago de Las Rosas, hubo un mesto solo que vivía ya más de ochocientos años. Su porte era admirable, pero su tronco, abierto por la edad, fue nicho de la insensatez para hacer fogatas, lo que le provocó un estado alarmante de salud. Pese a los esfuerzos voluntarios de algunos jóvenes por recuperarlo, pasado el tiempo su tronco sufrió una quebracía que dio con toda su copa en tierra; esto ocurrió una hora de un día de mitad del verano de 1995.

Este poemario, además de un recorrido "biográfico" por la memoria del autor, pretende ser la evocación vindicadora de aquel árbol.

Artículo relacionado


Hombre parecido a un árbol
Un hombre solitario
que es siempre una sospecha en entredicho
se parece a esos árboles sin bosque
sin amigos, que vemos allá lejos
olvidado en un cerro
o en la desolación de la llanura.
Son árboles extraños
nacidos sin tal vez/ de una semilla errante
o plantados adrede con amor
o bien que despreciados por el hacha
crecieron como huellas insumisas.
Un hombre solitario
que es siempre una sospecha en las tabernas
se parece a esos árboles que alteran
la esquila del paisaje
y es mirado al trasluz, en entredicho.
Se bebe el vino a tragos
de olvidos y recuerdos.
Si habla es con voz etérea
u oculta las pasiones de la brisa
y en las horas más duras
busca la soledad del otro cuerpo
con ese mismo afán de un árbol solo.
Y así era el mesto aquel
árbol extraño
cuya hibridez descomponía
la suavidad del olivar tan obediente
y estando, voz del tiempo, solitario
allá sobre la campiña
siendo su lugar la sierra
con tal orgullo mostraba su pasado
que consiguió un nombre propio entre las gentes.
¿Cuántos hombres no sueñan ser así
como ese árbol?.
Prudencio Salces, El mesto de Las Rosas.
(XIII Premio Juan Bernier, 1997)


Esta obra recibió el Premio de Poesía Juan Bernier en su XIII Convocatoria.
El material recogido en este artículo procede de una entrada de Cordobapedia, bajo licencia GFDL, previamente cedido por el Ateneo de Córdoba para su edición en Cordobapedia.