Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Jueves, 25 de noviembre, 19:30 horas. Presentación del libro Año 2020: días contados, de Antonio López Hidalgo. Sede del Ateneo.

Sábado 11 de diciembre, 12:00 horas XI ENCUENTRO ATENEOS DE ANDALUCÍA, Teatro de la Villa de Mairena, (calle Nueva nº 99 de Mairena del Aljarafe, Sevilla).
Los ateneístas que lo deseen podrán participar en el almuerzo organizado por la misma Federación, en la Casa Bar Pepe el Mudo, con un coste por persona de 30 euros. Desplazamiento por cuenta propia.
Se establece el 25 de Noviembre como fecha límite para inscribirse en el correo ateneodecordoba@gmail.com.

Desde las 18:00 horas del lunes 2 de noviembre ha comenzado a emitir el Canal del Ateneo de Córdoba en Youtube
CAC36 CANAL ATENEO DE CÓRDOBA.
Desde aquí haremos llegar las actividades que se realicen en el Ateneo
así como los actos, representaciones teatrales, recitales de poesía y conferencias de nuestra hemeroteca.
El canal está disponible en este enlace

Actividades ya disponibles en el canal:
Presentación del Canal por parte de Antonio Varo Baena, Presidente del Ateneo de Córdoba
"Foro Jaime Loring de debate y conocimiento”, conferencia del ateneísta Rafael Jiménez, “AREAS DE MONTAÑA Y DESPOBLACIÓN”.
Lectura poética del ateneísta Antonio Flores Herrera.
Entrevista realizada a la ateneísta de honor Carmen Galán Soldevilla
Recital de poesía: Participan Balbina Prior, Ángela Mallén, y Joanna Mojón.
"Los Miércoles del Ateneo": Entrevista de Elena Cobos a la poeta y ateneísta Pilar Sanabria
"La visita", obra de teatro de Antonio Varo Baena
Entrega de las Fiambreras de Plata 2017
"Entrega de la Medalla de Oro de Córdoba a Pablo García Baena (1986)"
Entrevista a Antonio Perea, fundador y Presidente de honor del Ateneo de Córdoba
Paco del Cid canta una canción de Carlos Cano
Recital poético de Pilar Sanabria

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA
IX Premio de Relato Rafael Mir.
XXXVII Premio de Poesía Juan Bernier.
VIII Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2020 y Extraordinarias 2021, relación de homenajeados aquí.

¡Ayúdanos! Redacta un buen artículo

Diario 16

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

Diario 16 fue un periódico español que se publicó desde el 18 de octubre de 1976 hasta el 7 de noviembre de 2001. Perteneció al Grupo 16 desde su fundación hasta 1998, año en el que fue vendido al Grupo Voz, y su sede se encontraba en Madrid.

Se caracterizó por ser, junto con El País, uno de los primeros diarios aparecidos durante la Transición Española. Logró gran parte de su fama debido a sus artículos de periodismo de investigación, como el caso GAL, y su defensa de las libertades civiles.

Historia

Nacimiento de Diario 16 (1977 a 1980)

El origen del diario se encuentra en la publicación Cambio 16, llevada a cabo por el Grupo 16. Bajo esa revista se puso en marcha la publicación de Diario 16, un periódico diario de información general que comenzó a editarse el 18 de octubre de 1976. El periódico salió como vespertino a un precio de 12 pesetas, con Luis González Seara como Presidente y Juan Tomás de Salas como Director General. Su primer editorial marcó la línea que seguiría, afirmando lo siguiente como su objetivo principal: "vigilar muy de cerca la marcha del Estado para impedir que esa enorme concentración de poder en manos de unos pocos arrase la libertad de los muchos y arrastre el país", y para ello se empleó un periodismo similar al de Cambio 16. Durante la campaña publicitaria se utilizó la canción Libertad sin ira del grupo Jarcha. Dicha canción se compuso expresamente para el lanzamiento del nuevo periódico, y posteriormente se convirtió en uno de los himnos de la Transición Española.

Durante los primeros meses, en los que estuvo como director Ricardo Utrilla, hubo varias dificultades económicas que no se correspondían con las expectativas creadas en el lanzamiento, por lo que su tirada inicial estuvo limitada y comenzó a haber problemas financieros. En marzo de 1977 se nombra al periodista Miguel Ángel Aguilar director del diario. Durante su mandato afrontó varias dificultades derivadas de la falta de libertad de prensa que todavía existía en el país. Varios redactores fueron llevados a juicio por algunos de sus artículos, como Gregorio Morán o Francisco Cerecedo. Diario 16 también fue, junto con otros como El País, Pueblo o Diario Ya, uno de los que apoyaron la legalización del Partido Comunista de España en un artículo conjunto llamado No frustrar una esperanza. El periódico también realizó varias denuncias de intentos de Golpes de Estado contra la monarquía como la Operación Galaxia, y otros que llevaron incluso a procesar judicialmente a Aguilar en 1980. Además, el 26 de junio de 1977 Diario 16 sufrió un atentado en su sede por parte del grupo terrorista GRAPO.

A pesar de las dificultades, durante esos años el diario se consolidó informativamente y estableció una base de lectores, asentándose además como una publicación en la que se primaba el trabajo de investigación. Sin embargo, Aguilar fue destituido en mayo de 1980 por el descenso de la tirada y la falta de ingresos publicitarios del diario, dejando paso durante un breve período a Justino Sinova como director provisional. En esa época el periódico vendía una media de 50.000 ejemplares y tenía unas deudas valoradas en 40 millones de pesetas.

Etapa Pedro J. Ramírez (1981 a 1989)

Tras el periodo en funciones de Sinova, en mayo de 1981 llegó a la dirección Pedro J. Ramírez, procedente de ABC. El nuevo director llegó con la tarea de aumentar la venta de ejemplares y asentar el diario. El primer cambio fue de edición, por lo que Diario 16 pasó a ser un periódico matutino. Diario 16 fue el primer periódico español de información general después del Franquismo que publicó su edición los siete días de la semana. Hasta la década de los 80 ningún diario publicaba sus ediciones los lunes, día en el que solo salía Hoja del Lunes, que editaban las Asociaciones de Prensa, y los diarios deportivos. A pesar de que la salida conllevó al diario un expediente por parte de la Secretaría de Estado para la Información, la decisión abrió el debate sobre una medida que finalmente fue derogada, lo cual permitió a los diarios publicar todos los días.

Durante el golpe de Estado del 23-F Diario 16 sacó 5 ediciones especiales. Meses después Diario 16 decidió salir también los lunes, rompiendo así con la norma que prohibía a todos los diarios de información general, salvo a La Hoja del Lunes, la publicación matutina en ese día de la semana. A pesar de que la empresa editora del diario fue expedientada por la Secretaría de Estado para la Información, el proceso provocó un amplio debate en los medios que llevó finalmente a la nulidad de la normativa específica años después. Durante los siguientes años el ingreso publicitario y la tirada aumentaron, logrando más lectores, y aparecieron páginas en color de forma regular, hasta entonces reservadas a algunos acontecimientos especiales, así como varios suplementos temáticos. En 1982 el número dedicado a la victoria del PSOE en las Elecciones generales españolas de 1982 fue el más vendido en la historia del diario, con 700.000 ejemplares.

En 1987 llegó la etapa de mayor repercusión para el diario con la apertura del caso GAL y el descubrimiento de un zulo con información esencial para la investigación por parte de uno de sus periodistas, Ricardo Arques, que investigó el caso desde su anterior trabajo en el Diario Deia. La publicación se volcó en el asunto y comenzó a realizar varios reportajes de investigación sobre la trama y la implicación de personajes como José Amedo en la misma. Sin embargo, en 1989 comenzó a haber discrepancias dentro de la redacción. El seguimiento de la investigación del caso propició varias disputas entre el Director y el Editor, que se oponía al tratamiento informativo y le dijo por escrito "Hemos condenado a Amedo sin juzgarle". La situación llegó a un punto cumbre con la publicación de Pedro J. de un editorial llamado "La rosa y el capullo", bastante crítico con el Gobierno Socialista, y las fotos de 40 asesinos de los GAL. Juan Tomás de Salas despidió a Pedro J. Ramírez, y Alfonso de Salas (hermano de Tomás), Balbino Fraga y Juan González dimitieron en solidaridad con él. Mientras que Pedro J. afirmó que su salida se debía a presiones del Gobierno, Juan Tomás de Salas dijo que el cese se debía a divergencias con el director sobre la línea editorial:

"Ramírez tenía tentaciones de acudir a fórmulas de periodismo popular que han provocado grandes tensiones. El clímax o la gota que colmó el vaso se alcanzó en el número del domingo pasado, fecha en la que publicó un editorial con el título La rosa y el capullo donde se insultaba a una de las personas más admiradas por mí, que es "Federico Sánchez", o sea Jorge Semprún, ministro de Cultura".

Los periodistas despedidos de Diario 16 crearon meses después un nuevo periódico que se llamó "El Mundo del Siglo XXI". El Mundo fue fundado por Pedro J. Ramírez como director, Alfonso de Salas, Balbino Fraga y Juan González. Los 4 constituyeron un capital social para crear la empresa Unidad Editorial. El nacimiento del diario afectó a Diario 16, ya que muchos de sus antiguos miembros como Melchor Miralles, Alfonso Rojo, Juan Carlos Laviana o Forges se fueron a la nueva publicación. A su marcha Diario 16 tenía unas ventas diarias de 150.000 ejemplares y había multiplicado en una década los ingresos publicitarios de la cabecera.

En otro orden, Diario 16 intentó lograr una concesión de televisión privada en 1989, embarcándose en un proyecto llamado "Tele16", liderado por el Grupo 16 y que podía haber contado con la incorporación de Canal Nueve Argentina en el accionariado. Sin embargo, la oferta fue desestimada al no haber logrado aportar a tiempo un aval de 500 millones de pesetas para la licencia.

Comienzo de la crisis de Grupo 16 (1989 a 1995)

Tras el despido de Pedro J. como director, de Salas cedió la dirección a Enrique Badía. Paralelamente, en abril de 1989 el grupo Hersant compró el 31% de Grupo 16 en una operación que cogió por sorpresa a Juan Tomás de Salas, que la consideró una "maniobra hostil". El paquete adquirido por el grupo francés fueron las acciones de Romualdo de Toledo, Cesar Pontiane y de Alfonso de Salas además de algunas minoritarias, pero el presidente de Grupo 16 pudo mantener la mayoría de las acciones (un 60%). Badía fue cesado en abril de 1990 por el editor debido a las discrepancias mantenidas entre ambos por el rumbo que debiera tomar el diario, y su puesto lo ocupó Justino Sinova.

Para entonces, había incorporado también un suplemento infantil a su revista dominical, Gente Pequeña.

En 1992 el grupo Hersant llegó a realizar un preacuerdo con de Salas para la venta del diario, pero las negociaciones se rompieron semanas después. Ese mismo año llegó a la dirección otro histórico de Grupo 16, José Luis Gutiérrez, con la intención de remontar la mala situación financiera de un periódico que, a pesar de vender aproximadamente 180.000 ejemplares diarios, volvía a arrastrar graves pérdidas.

En 1993 Juan Tomás de Salas vendió sus acciones como editor al empresario Jesús de Ramón-Laca. Ante la difícil situación del rotativo, el nuevo editor decidió hacer una restricción salarial y un Expediente de regulación de empleo (ERE) que afectaría a 136 trabajadores. El diario se mantuvo en ventas a pesar de competir directamente con El Mundo, y reveló algunas noticias de interés como el comienzo del Caso Roldán que terminó demostrando la corrupción del anterior jefe de la Guardia Civil y por el que sus 2 periodistas llegaron a obtener el Premio Ortega y Gasset. Pero la situación laboral entre los trabajadores, que no percibían las nóminas, y la dirección llegó a saldarse incluso con huelgas en las que el periódico no se publicó durante varios días. Para salir de la crisis la Asamblea de Madrid, presidida por Joaquín Leguina, aprobó por unanimidad la concesión de un aval de 360 millones de pesetas para salvar al diario.

Suspensión de pagos (1995 a 1998)

En 1995 se produjo un cambio en el Editor, que pasó a ser el empresario José Luis Domínguez. Diario 16 volvió a sufrir una remodelación de diseño y contenido, pasando a mostrar una oferta diferenciada del resto de diarios de Madrid para intentar remontar la crisis y la pérdida de lectores provocada por la complicada situación interna en el diario. Pero en diciembre de 1995, Imprensa declaró Diario 16 en suspensión de pagos. La deuda, según fuentes de la empresa, estaba cifrada en 18.000 millones de pesetas. En 1996 la crisis provocó que hubiese hasta 4 directores en menos de un año: tras el cese de Gutiérrez llegó el periodista Emilio Arrojo, que fue cesado a los pocos meses por pedir públicamente el pago de las nóminas a la plantilla. Después llegaría Fernando Reinlein, anterior Director adjunto que asumió provisionalmente la dirección. Y tras una larga huelga debido al impago a los trabajadores que provocó la no-publicación del diario durante varios días, Domínguez cedió todas sus acciones de nuevo a Juan Tomás de Salas, que se convirtió además en el nuevo director. Éste anunció asimismo un nuevo diseño para Diario 16, que incluyó en su interior el suplemento deportivo “Campeones 16”.

A pesar de que otras publicaciones de Grupo 16 lograron solucionar la crisis, el diario siguió acumulando pérdidas. Los editores de Diario 16 presentaron un convenio a los acreedores para tratar de solucionar su deuda, pidiendo una quita del 80% de la misma, pagando Grupo 16 el 20% restante durante un plazo de 10 años. Sin embargo, el rechazo de los principales acreedores (bancos como BBV) provocó el vencimiento del plazo de presentación de las soluciones. El 21 de mayo de 1997 Diario 16 publicó en portada un llamamiento de socorro a sus lectores para iniciar una campaña de recaudación de dinero, animándoles a realizar donaciones voluntarias que pudieran sufragar parte de su deuda y, además, mostrar el apoyo popular que pudiera tener el diario de cara a la opinión pública. Asimismo, Juan Tomás de Salas acusó públicamente a periodistas como Antonio Herrero o Pedro J. Ramírez y al Gobierno de José María Aznar de intentar lograr el cierre del diario. En julio de ese mismo año, la sociedad editora Impresa decidió pedir la declaración de quiebra voluntaria, al deber 22.000 millones de pesetas a sus acreedores y 1.500 millones a sus trabajadores en concepto de relaciones laborables. Tras aprobar los trabajadores el plan de viabilidad, de Salas abandonó en octubre la dirección el diario, que se puso finalmente a subasta pública en diciembre.

El periodo de crisis del diario se notó notablemente en la edición del mismo. Durante esos meses el rotativo se realizó con unos medios más precarios que los acostumbrados en diseño y edición, y el tono informativo dio paso a titulares e informaciones sensacionalistas, tales como el dedicado a Javier Gómez de Liaño durante el proceso contra Sogecable, al cual tildaron de "loco", o la portada dedicada al asesinato a manos de ETA de Miguel Ángel Blanco, en la que se calificó a los terroristas textualmente de "hijos de perra". Durante ese periodo destacó también la publicación desde marzo hasta octubre de artículos de médicos que negaban la existencia del VIH como desencadenante del sida, afirmando que la enfermedad no era viral, sino autoinmune.

Grupo Voz (1998 a 2001)

A principios de año el diario se puso a subasta pública. Tras una oferta inicial por valor de 584 millones por la que no pujó nadie, en una segunda subasta realizada días después el Grupo Voz compró en enero de 1998 la cabecera de Diario 16 por un valor de 527 millones de pesetas, siendo el único postor interesado. Durante los meses posteriores se realizó un proceso de renovación en el diario, y una plantilla de tan solo 14 periodistas, comandados por Alfredo Vara, se realizaron los primeros números, en los que además se trató de volver a recuperar un tono informativo más serio. Posteriormente fue entrando nuevo personal.

El relanzamiento del diario se produjo el 5 de mayo de 1998 y en su primer editorial criticó la "polarización" y la "actitud informativa" de la prensa española. El diario apostó por reforzar la infografía y el color en sus páginas, el sumario pasó a abrir el periódico, y además sus páginas identificaban la publicidad como tal. El cambio más importante fue el refuerzo de una apuesta por la información de servicio, que estructuró al periódico en 2 grandes bloques: por un lado, un bloque puramente informativo con nacional, internacional y deporte. Por el otro, un cuadernillo central dentro del periódico llamado SOS (acrónimo de Sociedad, Ocio, Servicios) que aglutinaba la información de sociedad, cultura, ocio, servicio, cartelera, vida, medio ambiente y meteorología. El diario pasó a costar 125 pesetas. Durante los siguientes meses y desde su relanzamiento el diario recobró un tono bastante más serio del que llegó a tener en años anteriores, y la apuesta por el cuaderno SOS llegó a introducir en las portadas del diario temas relacionados con cultura o medio ambiente de forma regular. Finalmente, en abril de 2000 el diario volvió a sufrir un cambio gráfico que afectó al logotipo (pasando a llamarse también "Diario Abierto") y al diseño interior, que contaría con más color y páginas.

Desaparición de Diario 16

La situación dio un giro en 2001, cuando Grupo Voz tuvo por primera vez en muchos años un descubierto de 200 millones de pesetas generado directamente por Diario 16, que provocó el regreso de Santiago Rey a la dirección de Voz, dejando a los promotores de la compra del diario fuera. Además el diario registró una bajada en sus lectores y pasó a tener solo 68.000.

En agosto se ideó un plan de remodelación total del diario. Para ello se cambió la dirección que pasaría a estar por 2 periodistas, Fernando González Urbaneja y Enrique Badía. Mientras que los accionistas se comprometieron a buscar accionistas interesados en invertir en el diario, Grupo Voz prometió en un plazo de 3 meses a mantenerse en el accionariado si se lograba una financiación externa de 2.000 millones de pesetas para un relanzamiento del diario con cambio de nombre y línea editorial. Sin embargo, el proyecto no prosperó. Hubo 2 inversores interesados, pero ambos se retiraron tras los atentados del 11 de septiembre.

El 31 de octubre Grupo Voz puso a la venta la cabecera de Diario 16 al precio simbólico de una peseta, pero el último posible comprador, un grupo valenciano dedicado a la prensa especializada, se retiró de la puja. Tras haber arrastrado en 3 años pérdidas por valor de 4.400 millones de pesetas y sin lograr comprador alguno, La voz de Galicia anunció en noviembre un expediente de regulación de empleo de todos los trabajadores de Diario 16 (118 en plantilla) y su cierre definitivo tras 25 años de existencia, publicando su último número el 7 de noviembre de 2001. El diario continuó durante unos días en Internet, hasta que la regulación de empleo terminó.

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.