Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

II SEMANA LITERARIA (2018) DEL ATENEO DE CÓRDOBA.

Lunes, 12 de noviembre a las 19:30 horas, sede del Ateneo, presentación de los Premios
Juan Bernier (Libro "Ampuesta" de José Luis Molina)
y Rafael Mir de Relato ("Ruiseñores de Fuego" de Fernando Molero).

Miércoles 14, 20:30 horas, sede del Ateneo, presentación del poemario "Jardín de Paracelso" de Alfredo Jurado.

Lunes 19, 19:30 horas en el Círculo de la Amistad, presentación Libro-homenaje a Juana Castro.

Martes 20, 20:00 horas en el Círculo de la Amistad, presentación de la novela "Velas para el dragón rosado" de Miguel Ranchal.

Viaje a Montilla el sábado 10 de noviembre: Precio: 35 € por persona. Se pagará el mismo día.
Incluye: Viaje ida y vuelta, visita guiada museo Santa Clara, visita guiada Lagar y comida.
Fecha límite para apuntarse el 7 de noviembre.

Fallado el VI Premio de Relato Rafael Mir, el ganador ha sido el escritor y profesor cordobés Fernando Molero Campos con la obra titulada: RUISEÑORES DE FUEGO.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIV Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo VI Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2018
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Envíanos tus imágenes

Berenguela I de Castilla

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

Berenguela I de Castilla (* Segovia, 1 de junio de 1180 - † Monasterio de las Huelgas, Burgos, 8 de noviembre de 1246). Fue Reina de Castilla en 1217 y reina consorte de León entre 1197 y 1204.

Berenguela I de Castilla.jpg

Orígenes familiares

Hija primogénita del rey castellano Alfonso VIII y de su esposa, Leonor Plantagenet, era bisnieta de otra Berenguela, la esposa de Alfonso VII de Castilla y hermana de Ramón Berenguer IV de Barcelona, quien introdujo ese nombre catalán en la familia real castellana. Por línea materna era nieta de Enrique II de Inglaterra y de otra importante mujer de la época, Leonor de Aquitania.

Política matrimonial

En el momento de su nacimiento, Berenguela era la única hija de los reyes, ya que los infantes nacidos con anterioridad no habían sobrevivido, por lo que era la heredera nominal al trono castellano y la convertía en un partido muy deseado en toda Europa.

El primer compromiso matrimonial de Berenguela se acuerda en 1187 cuando pide su mano Conrado, duque de Rothenburg y quinto hijo del emperador germánico Federico I Barbarroja. Al año siguiente, en Seeligenstadt, se firma el contrato matrimonial, tras lo cual Conrado marchó a Castilla, donde en la ciudad de Carrión se celebraron los esponsales y el joven conde fue armado caballero.

El matrimonio no llegó a consumarse, en un primer momento por la edad de Berenguela y después porque los reyes tuvieron en 1189 un hijo varón, Fernando, que pasó a ser designado heredero al trono, lo que provocó que el emperador Federico, al ver frustradas sus aspiraciones hacia Castilla y a pesar de la dote de 42.000 aurii de la infanta, perdiera todo interés en mantener la boda de su hijo, el cual no volvería a encontrarse jamás con Berenguela. Esta solicitó al Papa la anulación del compromiso, seguramente influenciada por agentes externos, como su abuela Leonor de Aquitania, a quien no interesaba tener a un Hohenstaufen] como vecino de sus feudos franceses. Pero estos temores se verían posteriormente neutralizados cuando el duque fue asesinado en 1196.

Dos años más tarde (1198), Berenguela se casó en la ciudad de Valladolid con el Rey de León Alfonso IX, pariente suyo en tercer grado (era su tío segundo). De este matrimonio nacerán cinco hijos:

  • Berenguela de León (1198 - 1235), casada con Juan de Brienne], Rey-regente de Jerusalén];
  • Constanza (1200 - 1242), monja en el monasterio de las Huelgas;
  • Fernando III el Santo (1201 - 1252);
  • Leonor (1202);
  • Alfonso (1203 - 1272), Señor de Molina y Mesa por su primer matrimonio. Se casó sucesivamente con Mafalda de Lara, heredera de Molina y Mesa, con Teresa Nuñez y con Mayor Téllez de Meneses, Señora de Montealegre y Tiedra –de este último enlace nacería la célebre María de Molina, esposa de Sancho IV de Castilla y León–.

Pero en 1204, el Papa Inocencio III anuló el matrimonio alegando el parentesco de los cónyuges, a pesar de que Celestino III lo había permitido en su momento. Ésta era la segunda anulación tanto para Berenguela como para Alfonso, que solicitaron vehementemente una dispensa para permanecer juntos. Pero este Papa fue uno de los más duros en cuestiones matrimoniales, así que se les denegó, aunque consiguieron que su descendencia fuese considerada como legítima.

Disuelto el lazo matrimonial, Berenguela regresa a Castilla al lado de sus padres, donde se dedicó al cuidado de sus hijos.

Regente de Castilla

Al morir Alfonso VIII en 1214, heredó la corona el joven Príncipe Enrique (tercer hijo varón del difunto Rey y único superviviente) que tan sólo contaba con 10 años de edad, por lo que se abrió un período de regencia, primero bajo la madre de rey, que duró exactamente 24 días, hasta su muerte; y luego bajo la de su hermana Berenguela.

Comenzaron entonces disturbios internos ocasionados por la nobleza, principalmente por la familia de los Lara y que obligan a Berenguela a ceder la tutoría del rey y la regencia del reino al conde Álvaro Núñez de Lara para evitar conflictos civiles en el reino.

Reina de Castilla

La muerte de su hermano Enrique en 1217, cuando jugaba en el palacio del obispo de Palencia y una teja fue a parar de manera fortuita a su cabeza, hizo que el trono de Castilla pasara a Berenguela, quien en el acto de proclamación, celebrado el 31 de agosto, renunció al trono en favor de su hijo Fernando.

Consejera real

Pese a que no quiso ser reina, Berenguela estuvo siempre al lado de su hijo, como consejera, interviniendo en la política del reino, aunque de forma indirecta.

Así concertó el matrimonio de su hijo con la princesa Beatriz de Suabia, hija del duque Felipe de Suabia, y nieta de dos emperadores: Federico Barbarroja e Isaac II Ángelo. Este matrimonio con una familia tan importante elevaba la alcurnia de los reyes de Castilla y abría la puerta para que Fernando participase en los asuntos europeos de forma activa. El matrimonio se celebró el 30 de noviembre de 1219 en la catedral de Burgos.

Otra ocasión en la que destacó la mediación de Berenguela se produjo en 1218 cuando la intrigante familia nobiliaria de los Lara con el antiguo regente, Alvaro Núñez de Lara, a la cabeza conspiró para que el padre de Fernando III y rey de León, Alfonso IX, penetrara en Castilla para hacerse con el trono de su hijo. Sin embargo, el fallecimiento del conde de Lara facilitó la intervención de Berenguela, que logró que padre e hijo firmaran el 26 de agosto de 1218 el pacto de Toro que pondría fin a los enfrentamientos castellano-leoneses.

En 1222, Berenguela interviene nuevamente a favor de su hijo, al conseguir la firma del Convenio de Zafra que pone fin al enfrentamiento con los Lara al concertarse el matrimonio entre Mafalda, hija y heredera del señor de Molina, Gonzalo Pérez de Lara, y su hijo y hermano de Fernando, Alfonso.

En 1224 logra el matrimonio de su hija Berenguela con Juan de Brienne en una maniobra que acercaba a Fernando III al trono leonés, ya que Juan de Brienne era el candidato que Alfonso IX había pensado para que contrajera matrimonio con una de sus hijas. Al adelantarse Berenguela, evitaba que las hijas de su anterior esposo tuvieran un marido que pudiera reclamar el trono leonés.

Pero quizás la intervención más decisiva de Berenguela a favor de su hijo Fernando se produce en 1230 cuando muere Alfonso IX y designa como herederas al trono a sus hijas Sancha y Dulce, frutos de su primer matrimonio con Teresa de Portugal, en detrimento de los derechos de Fernando III. Berenguela se reúne en Benavente con la madre de las infantas y consigue la firma del Tratado de las Tercerías, por el que éstas renuncian al trono en favor de su hermanastro a cambio de una sustanciosa cantidad de dinero y otras ventajas. De ese modo se unieron para siempre León y Castilla en la persona de Fernando III el Santo (1230).

Intervino también en el segundo matrimonio de Fernando III tras la muerte de Beatriz de Suabia, aunque habían tenido suficiente descendencia, pero "con el fin de que la virtud del rey no se menoscabase con relaciones ilícitas". En esta ocasión, la elegida fue una noble francesa, Juana de Danmartín, candidata de la tía del rey y hermana de Berenguela, Blanca de Castilla, reina de Francia por su matrimonio con Luis VIII de Francia.

Berenguela ejerció como una auténtica reina mientras su hijo Fernando se encontraba en el sur, en sus largas campañas de Reconquista de al-Ándalus. Gobernó Castilla y León con la habilidad que siempre la caracterizó, asegurándole el tener las espaldas bien cubiertas.

Se entrevista por última vez con su hijo en Pozuelo (Ciudad Real) en 1245, tras lo cual vuelve a Castilla, muriendo al año siguiente.

Se la retrata como una mujer virtuosa por los cronistas de la época. Fue protectora de monasterios y supervisó personalmente las obras de las catedrales de Burgos y Toledo. Del mismo modo, también se preocupó de la literatura, encargando al cronista Lucas de Tuy una crónica sobre los reyes de Castilla y León, siendo asimismo mencionada en las obras de Ximénez de Rada.

Referencias

Bibliografía

  • Valentín de la Cruz , Fray: Berenguela la Grande : Enrique I el Chico (1179-1246) Ediciones Trea, S.L. 2006 ISBN 84-9704-208-5
  • Enrique Flórez Memorias de las Reynas Catholicas, historia genealogica de la Casa Real de Castilla, y de Leon, todos los infantes: Trages de las Reynas en estampas: y nuevo aspecto de la historia de España...Publicado por Marin, 1761[4]
  • Georges Martin. Berenguela de Castilla (1214-1246): en el espejo de la historiografía de su época. Historia de las mujeres en España y América Latina / coord. por Isabel Morant, Vol. 1, 2005 (De la Prehistoria a la Edad Media / coord. por María Angeles Querol Fernández, Asunción Lavrin), ISBN 84-376-2259-X , pags. 569-594

Notas

  1. ↑ Se encuentra en el paseo de la Argentina, conocido popularmente como paseo de las estatuas. Forma parte de una serie de estatuas dedicadas a todos los monarcas de España, mandadas hacer para la decoración del Palacio Real de Madrid en el reinado de Fernando VI. En un principio la idea era que adornasen la cornisa del palacio. Los autores son Olivieri y Felipe de Castro. Parece ser que nunca llegaron a su destino y se colocaron en distintos lugares de la ciudad (plaza de Oriente, El Retiro, puerta de Toledo) y algunas se llevaron a otras provincias.
  2. ↑ La titulación completa era Regina Castelle et Toleti (Reina de Castilla y Toledo)
  3. ↑ Valentín de la Cruz , Fray: Berenguela la Grande : Enrique I el Chico (1179-1246) Ediciones Trea, S.L. 2006 ISBN 84-9704-208-5 página 112
  4. ↑ books.google.com

Enlaces externos

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.